Taller Encantado

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

31 de marzo de 2009

Cultura de consumo

Trabajar en una confederación de consumidores te da una perspectiva curiosa, aunque quizás de todos conocida de forma transversal de la "cultura de consumo" en la que nos desenvolvemos. Antes que individuos, antes que pensadores, antes que cualquier otra cosa, incluso antes que personas mismas, somos consumidores, en el sentido más voraz del término. Tanto pagas, tanto vales. Es así de mezquinamente real. Todo es objeto de una transacción mercantil.

Sea cual sea el problema que tienes, la sociedad, la empresa, la jerarquía institucional y el sistema te tratarán siempre como un consumidor, que es lo que eres, es lo que soy, es lo que somos. Es en lo que hemos decido comprimir nuestras emociones, nuestras relaciones y nuestra conciencia: en un formulario que habrá de evaluar un funcionario del Estado.

En ocasiones como el día de hoy me gustaría ser un ermitaño perdido en la nada, lejos de todo el mundo, a los márgenes de las constreñidas palabras, que achican invariablemente los sentimientos y lo que nos queda de humanos reducido allá en alguna parte de nuestro cerebro reptiliano.

No sé cuánto tiempo podré seguir representando esta farsa. Cualquier día me meto en un libro a vivir una vida paralela de tinta infinita, puesto que me sugiere mayor libertad el cálido abrazo de las hojas que esta absurda carnalización de la historia.

3 comentarios:

Aurora dijo...

jaja, la idiosincracia del mundo desarrollado. Dan ganas de tirar todo lo que una tiene y vivir del aire, de echar a volar como un pájaro y tener como posesión nada más que un nido. Cuanto menos tienes, materialmete, más libre te sientes, supongo. Hay gente que es capaz de llenar su menudo sólo con los sueños, pero la gran mayoría es educada para poseer: poseer una casa, un coche, un ordenador, ropa y zapatos bonitos, poseer y poseer. Nuestros escritorios están llenos de afiches y curiosidades traidos de otras partes y comprados en tiendas de los chinos y nuestros armarios llenos de ropa sin usar y nustros trasteros con cosas que ya no volveremos a coger. Muchas veces me he preguntado y lo sigo haciendo para que nos sirve todo esto. Tener es una carga. Lo imprescindible es lo más natural. No digo que vivamos como los animales pero si que lo hagamos con lo estrictamente necesario. Comprar compulsivamente es desinterés por nuestra propia individualidad y personalidad. ¿estás deprimida y vas a comprar? Eso no es más que un cuento psicológico que poco a poco se adentra en nuestros movimientos impulsivos e inconscientes.
Cada vez se genera más dependencia por los productos tecnológicos que salen al mercado: desde el ordemador al móvil y dicen que es para estar conectados...no lo voy a desmentir, de hecho ambos aparatos facilitan la comunicación pero es una comunicación virtual (este ya es otro tema de debate), sirven sin embargo para que cada día salga un nuevo modelo con una nueva función. ¡¡¡mamá yo quiero uno!!!
miles de palabras sobre el tema se agolpan en el cerebro, pero voy a dejar que formen un montón desordenado.
besos lolita

Jose Andres dijo...

Hola pedorrillas:
Cuanto mas tenemos mas queremos,es mezquino pero es asi.Tambien hay que mirar por el lado positivo,gracias a los ordenadores tenemos estos superblogs jiji,gracias a la casa tenemos animales de compañia como tus niñas y tu super Juan,y gracias a la ropa..... no a la ropa no CHICA ATROPELLADAAAA!!! jijij.Yo digo siempre que si tuviera mil de dinero no cambiaria nada.Ojala lo tuviera para que me pudierais decir que tio mas tonto jajja.Bueno xicas os dejo!! por cierto reichelll(SPANISH),a ver si nos llamamos el finde y me cuentas lo de la patria querida un besote XAITO!!

Lolita blues dijo...

Hola Josete, hasta ahora no había visto tu comentario, tengo unos huevossssssssss. En fin, era solo para decirte que claro que hay que dar gracias por lo que tenemos y disfrutarlo, y estar orgulloso, pero no me gusta que a mí me traten como mercancía.

Tampoco renuncaría a lo que tengo pero creo que lo más importante que poseo en esta vida no se paga con dinero, ni se vende, entre otras cosas porque es intangible, personal y absolutamente limpio. Me molesta que esta ppp... sociedad todo lo trate como si fuera objeto de cambio.

En fin, paranoias...

Sitios que he visitado