Taller Encantado

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

2 de mayo de 2009

Los gigantes están entre nosotros

Nos pensamos que forman parte de la cultura popular, de las leyendas de los pueblos o quizás sencillamente de imaginaciones prodigiosas, pero no es así, al menos, no del todo. Entre nosotros viven seres excepcionales, capaces de retener nuestra atención y cautivar nuestra fantasía, pero de hecho, ahí están.

No son una entelequia ni una quimera ni vaga ilusión, son, porque están, porque pueden experimentarse a través de los sentidos (con el permiso del genio maligno de nuestro amigo Descartes).

Pues bien: el ser vivo más extenso de la Tierra es... el hongo Armillaria ostoyae, pero es más conocido como la seta de miel. Se trata de un hongo que está creciendo a lo largo de la tierra y las raíces del Bosque Nacional de Malheur en las Montañas Azules al este de Oregón. Los científicos dicen que un mismo organismo cubre 890 hectáreas de tierra, un área equivalente varios campos de fútbol. Se ha calculado que tiene unos 2.400 años. No os lo imaginéis como una seta de sombrero, puesto que es un hongo que más parece una raíz, y que se extiende como tal de forma subterránea.
Lo más curioso del asunto es que es un hongo un tanto depredador puesto que a la larga termina absorbiendo los nutrientes de los árboles llevándolos a la muerte. A pesar de que por este hecho pudiera ser impopular la verdad es que esta labor permite que otra vegetación pueda sobrevivir y que los animales puedan encontrar nido en el interior de los árboles secos. De modo que puede ser un mecanismo de autorregulación de la propia naturaleza ¿no es increíble? Os dejo fotos de otros seres increíbles como patatas de más de 11 kilos y setas (éstas si de sombrero), de más de 17 kilos... para que veáis que la naturaleza es caprichosa y abundante cuando quiere. Lo mejor, la cara de los paisanos que han hecho el hallazgo...





2 comentarios:

Aurora dijo...

Esto demuestra que existen los pulpos gigantes de los que hablaba Julio Verne en 20 mil leguas de viaje submarino

Lolita blues dijo...

Claro que sí, y los calamares gigantes... qué pasada, da un poco de mieditorrr. Jajaja.

Saludos!

Sitios que he visitado