Taller Encantado

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

10 de junio de 2010

Respirar hondo y contar hasta diez

Cada día y cada vez más frecuentemente, me veía necesitado de parar, respirar hondo y contar hasta diez para no mandar a alguien a la mierda o decirle cuatro cosas. Encontraba a todo el mundo torpe, indiscreto, vanidoso o simple. Me costaba relacionarme, me parecía imposible conectar con alguien porque todo el mundo representaba una amenaza a mi tranquilidad o peor aún, me parecía que era una cosa para los demás, que solo reclamaban mi atención para conseguir algo, utilizándome por puro interés como medio para obtener algún tipo de beneficio.

Me sentía impotente, rabioso y me enojaba con facilidad hasta tal punto que pensaba que un día estallaría, que no podría contener a la bestia que rugía en mi interior y pugnaba por salir. Sin embargo, respiraba, contaba y nadie a mi alrededor llegaba siquiera a sospechar de mis verdaderos pensamientos. Era un ciudadano ejemplar. Siempre atento, siempre dispuesto, siempre dulce y servicial.

Entonces llegaste tú. Nunca pensé que pudiera existir alguien así, con tal capacidad para hacerme cambiar. Tú y solo tú. Soñaba contigo, fantaseaba con tu presencia a cada instante. Cuando no estabas, tu fantasma seguía flotando en la estancia, como si siguieras allí tanto o más que cuando tu presencia era física. Solo tú lo conseguías. Tú lo eras absolutanmente todo. Nadie más que tú.

Tú me enfermabas hasta el extremo de descubrir mi máscara de odio, mi repugnancia hacia el ser humano, mi profunda aversión a los idiotas que me rodeaban. Eras la cúspide de las desgracias que recorren todas las vidas, encarnabas todos los vicios y las inaptitudes de las que siempre quise huir y para colmo eras como la sombra pegada a mis zapatos. Tú y solo tú. Tú lo eras todo. Por eso ahora no eres nada. Escribiré con gusto tu epitafio.

2 comentarios:

Miri Celiaca dijo...

Muy bueno Raquel!! Me gusta como lo describes

Hacia mucho que no te leía, estoy tan liadilla, que he tenido que dejar mi libro a medias!!
que bien escribes maja!! Muchos besos y abrazos

Lolita blues dijo...

Gracias, princesa... un honor que pases por aquí. ¡Un gran abrazo!

Sitios que he visitado