Taller Encantado

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

9 de enero de 2009

Mantos de blanca nieve


Despertar así es como seguir soñando... da la sensación de que todo es irreal, fantástico, de peli de Tim Burton. Sales de casa y el cielo (aún de noche) está completamente iluminado, creando un efecto fantasmagórico sobre los mantos de blanca nieve que se extienden cubriéndolo todo: los coches parecen pastelillos glaseados, los arbustos surgen de entre el resplandor blanco y brillante congelado, los niños y los mayores, todos, juguetean con el etéreo elemento que cae del cielo, despacio, casi bailando al son de quién sabe qué música...


Si te paras por un instante y te dejas cubrir lentamente, dejándote invadir poco a poco por el frío, hasta que la puntita de la nariz se pone colorada y queda insensible, da la sensación de que uno está en otro mundo, muy lejos de la realidad, al otro lado, mucho más allá. Ver las avenidas blancas, la luz de las farolas tamizada por los níveos copos, los cristalitos brillantes que se aprecian aquí y allá entre la capa cuajada de nieve es un espectáculo hermoso.


Y si llegas tarde al curro, qué le vamos a hacer, seguro que tu jefe llega más tarde todavía... el mío de hecho acaba de salir a hacerle fotos a la ciudad (¿y quién no lo haría? en verdad estos momentos son los que hacen que vivir valga la pena).

1 comentario:

Aurora dijo...

Lolita yo tambien he llegado tarde al curro pero ya era dia cuando salí de casa...y sí, parece diferente el aspecto de las cosas, todo parece más puro, mas intenso, más virgen pero también parece diferente porque si te pilla el frio el cuerpo está en otro mundo, los dedos y los pies no responden en su medida habitual. Para mi ver las calles tan blancas es fantástico porque en toda mi vida he visto nevar contadas veces.
besos congelados desde un puesto de trabajo fantasma

Sitios que he visitado