Taller Encantado

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

13 de febrero de 2009

Mi amigo Darwin

Ya sabemos que estamos sujetos al cambio, nos sabemos objeto de la evolución, no hay más que echar la vista atrás dos o tres generaciones para corroborar que nuestros hábitos de consumo, nuestro ocio, nuestra forma de vivir, en suma, nos sumerge en toda clase de variaciones que nos hacen diferentes a como éramos hace un siglo. Estos procesos, jalonados de vez en cuando por un hito histórico no se producen jamás de espaldas a la sociedad en la que emergen y como tales pueden ser utilizados de muy diferentes maneras en ocasiones, lamentablemente en pro de un interés material.

Mi amigo Darwin lo sabía, pero era valiente. Luchó contra sí mismo, contra sus propias creencias que hacían que sus descubrimientos le resultaran algo más que incómodos y tuvo que luchar para ser escuchado y comprendido. Sus teorías no son la respuesta final, porque nadie tiene todas las respuestas, pero abrió un camino a la investigación y propuso algunas explicaciones que tratan de esclarecer los misterios de la vida y en concreto, del origen de la misma.

Pensemos en las propias especies próximas al homo sapiens, los recientes descubrimientos como el del homo floreriensis o el de la fonación del homo neanderthalis. Si hemos convivido con especies con las que lo compartíamos todo, incluso la capacidad de abstracción y del lenguaje ¿por qué seguimos empecinados en pensar que somos la creación divina de un ente superior (y por ende inaprehensible)?

El hombre es por naturaleza pequeño, mucho más de lo que se cree y muchas veces, su tendencia cuando se encuentra con una de las grandes preguntas que pergeña su cabecita tiene el reflejo de achacarlo a una voluntad superior y todopoderosa. ¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿qué finalidad tiene mi existencia si ha de tenerla?, ¿estamos solos?, ¿siempre lo estuvimos?, ¿hacia dónde nos llevan nuestros pasos? La resignación ante una figura primordial, incognoscible y omnipotente se hace inevitable en primera instancia. Admito que quizá nunca lleguemos a comprender muchas cosas, pero no debemos perder la voluntad de hacerlo, lo contrario nos anega en la abulia más absoluta y desde luego en la ignorancia más peligrosa: la voluntarista.

Empeñarse en avanzar o empeñarse en retroceder. Esa es la cuestión.

6 comentarios:

Aurora dijo...

Yo tengo una prueba actual irrefutable que demuestra que venimos de los monos y que realmente existe y ha existido la evolución en los animales y en el ser humano. Y esa prueba es mi chico. No es coña. Tiene cara de simio. jaja. Como lea esto me abandona. Amargamente,es cierto!!!

Comentas al principio que hemos cambiado nuestros hábitos de vida, bien es cierto, así es en el plano tecnológico pero poco hemos cambiado nuestra forma de pensar y actuar en el plano sentimental. Segimos amando y llorando, sonriendo y odiando, esperanzados y amargados, etc.

En muchas ocasiones, a espensas de que no me apetece ni leer ni estar ante el ordenador, intento retroceder en el tiempo, muy atrás, y pensar cómo se entretenía la gente, en cualquier rango de edad, en las diferentes épocas de la historia. En la Edad Media, en la egipcia, en la romana, etc...Los adultos trabajaban, supuestamente para sus superiores y sus dioses, como lo venimos haciendo ahora, solo que para jefes, empresarios y bancos pero ¿y los niños y los jóvenes? ¿jugaban? ¿ trabajaban junto a sus padres? me inclino a pensar en la última opción ya que los derechos de los niños es algo reciente. En muchos países subdesarrollados y aún en los nuestros, avanzados, los niños viven esclavizados en sitios insalubres fabricando alfombras en oriente o rescatando piedras de las minas en sudamérica o bien siendo masturbados por descarados y inhumanos mayores. Y esto es uno de los pocos ejemplos. Aunque esto no es muy acorde con el tema, si que nos da una idea de como se van generando cambios sociales en las costumbres diarias, lo que conlleva el desarrolo de otras facultades. Dicen que el hueso del pulgar está cambiando de dirección por el hecho de que lo usamos para escribir en el móvil. Hechos tan insignificantes nos conducen a creer la teoría de Darwin a espensas de lo que demuestra la ciencia.

Me sugiere a la vez muchas respuestas la pregunta que haces sobre nuestra tendencia a pensar que somos origen de una creación divina. Es la religión y la creencia en uno o varios entes todopoderosos un tema que ha existido en todas las culturas y en todas las épocas. Y es precisamente este hecho lo que más me impacta. Que desde la antigúedad ya se veneraban a los dioses o a los faraones como seres supremos con poderes especiales. Gracias a la ciencia ahora tenemos más respuestas a fenómenos como la tormentas, los eclipses o los movimientos sísmicos, fenómenos que los antiguos ignoraban su procedencia y se la concedían a los enfados de estos seres. Pero seguimos ingnorando nuestro destino en la tierra. Tal vez este hecho unido a la dependencia que se ha generado hacia estos "altos cargos invisibles" sea uno de los motivos por los cuales la gente no actúa acorde a lo que piensa si no a lo que piensan esos dioses de ellos. También es increible como existe una necesidad de tener fe en alguien o algo, una especie de flotador en el caso de que nos estemos ahogando, ¿por falta de fe en nuestros semejantes? ¿y por que en un invisible? Es fácil ponerse a rezar o ofrecer plegarias a algo o alguien que no nos ve. El miedo que le infringuían a los feligreses en caso de romper con algunos de las leyes escritas por la iglesia es también otro de los motivos que reducen al ser humano a una máquina. Similar es el procedimiento que usan con las prostitutas venidas de África engañadas, que son atemorizadas y amenazadas de muerte ellas o su familia en caso de fallo o rebeldía.

Lolita blues dijo...

Pobre Miguel, cómo te pasas!! Menos mal que sabemos que no nos lee... en fin, no digo que las teorías de Darwin sean ciertas al 100%, hablo de la importancia de hacerse preguntas en lugar de asentir sin pensar escudánsose en la "fe ciega". Nada me parece tan peligroso. Ahora mismo estoy leyendo "Rosas blancas para Wolf" que habla sobre el campo de exterminio de Auswitch. También si abres cualquier periódico verás que están juzgando a los genocidas de Pol Pot. El caso es que cumplir órdenes, seguir un camino prefijado amparándonos en la fe en un líder ya sea religioso, político o lo que sea, solo nos puede llevar a la mayor de las brutalidades puesto que podemos justificar cualquier cosa.

En cuanto a nuestros hábitos de vida, efectivamente, nos condicionan nos hacer ir en una determinada dirección y los cambios se sucenden como se han ido sucediendo hasta ahora. No es que vengamos del mono, mujer, eso es simplificar demasiado. Como decía hemos compartido el terreno incluso con otros homínidos que tenían capacidad de abstracción y un lenguaje propio, así que ¿por qué pensamos que somos la cumbre de la creación? Si dios existe debería darnos una bofetada por engreídos, sobre todo teniendo en cuenta que somos la causa de la extinción de otros seres con los que deberíamos estar compartiendo el planeta.

En todo caso, pensar que el mundo se creó hace x tiempo de la nada por un ser superior no deja de ser absurdo porque nos encontramos ante la paradoja de quién creó a ese creador, y la cadena de preguntas puede reproducirse ad infinitum.

No sé si creo en dios, pero sé que creo en las personas, sobre todo en aquellas que abren caminos a la investigación y en las que buscan respuestas a las preguntas que nos hacemos sin agachar la cabeza ante su propia (nuestra propia) ignorancia. ¿Nunca has tenido la sensación de que cuanto más sabes, cuanto más crees que conoces, más perdida estás? ¿Acaso no es más difícil tomar una decisión cuando tienes una ingente cantidad de información por contrastar? Me parece una vileza aprovecharse de esa situación para presentar la zanahoria del pensamiento mágico: "las cosas son así porque dios lo ha querido, él tiene todas las respuestas".

Me despido recomendándote mucho una peli, meiguiña, que al menos a mí me hizo reflexionar mucho y me pareció muy sorprendente: "El fin del romance". Si consigues verla, la comentamos.

Besos y gracias por tus reflexiones.

Aurora dijo...

Hola de nuevo, lo cierto es que iba añadir algo a favor de mi chico al final del comentario anterior pero tuve que cerrar la ventana por motivos de trabajo. Es un encanto, es como un personaje de El jueves, siempre tiene el chiste a punto y una mentalidad original para sorprenderte y hacerte reir. jiji

Lo que ahora me pregunto acorde a tu comentario es si esa fe ciega es posible destruir cuando te han educado con el miedo como sistema de aprendizaje. ¿están los genios o las personas que se hacen preguntas para romper con la ignorancia? supongo que sí.

Esto va por partes, pero es por motivos laborales. En cuanto pueda sigo escribiendo, parece que tengo más lucidez hoy que otros días.

biquiños, ya sabes que también me gusta leer tus opiniones sobre cualquier tema y este en particular tiene muchísimo fondo.

Aurora dijo...

Dicen que la ignorancia da la felicidad. De ahí el motivo de que cuánto más sabes más perdida te encuentras. Es tanta la información que procesamos que no asimilamos toda de una vez y eso nos fustra y somos tan conscientes de la realidad, que se nos escapa de los sentidos tanto material y somos tan tenaces en buscar detalles, que adivinamos que no hay fin en ese búsqueda.
Tal vez por ello hay personas que se conforman ser guiadas por alguien y que ese alguien mantenga su cognición.
No estoy tratando de justificar a la gente creyente o fanática de un partido político o una causa, si no tan solo intentar adivinar el porqué de su dependencia. Como tú bien dices hay un absurdo en ese tipo de creencias. Y desgraciadamente, los "supremos" son las que generan las muertes y los genocidios a lo largo de la historia. Un genocidio olvidado es el que se produjo en la cuenca amazónica cuando se descubrió las propiedades del caucho y se generó toda una industria en la recolección de tan apreciado material. Miles y millones de indígenas fueron esclavizados, brutalmente asesinados y vilependiados.
En fin, yo también creo en las personas y, en las que más, en aquellas que me rodean y me hacen sentirme viva, por que son con las que comparto la vida. Lo único seguro que nos pertenece.

moitos (muchos) biquiños

Lolita blues dijo...

Pues contestando o tratando de arrojar luz un poco sobre la pregunta que lanzas te diré que creo que las personas que están adoctrinadas en la sumisión y en el miedo son prácticamente irrecuperables, salvo honrosas excepciones. Por el simple hecho de que están educadas para no pensar, para seguir al rebaño sin cuestionarse el destino, ni la razón del viaje. Y es triste comprobar que en la mayoría de los casos sencillamente repiten las palabras de otros sin haberse preguntado sencillamente: ¿por qué?

El problema de la represión es que genera perversión en no pocos casos porque la naturaleza se abre paso indefectiblemente. Es como cuando tienes ganas de hacer pipí y te obligas a no ir al baño, cuanto menos quieres pensar en ello, más te apremia la vegija al desahogo. Y si no puedes darle rienda suelta por el cauce habitual, la pulsión saldrá de forma refleja en el momento más inapropiado. Puede parecer un ejemplo absurdo, pero sustituye el pipí por sexo, o por hambre o por cualquier otra necesidad que pueda ser reprendida por su exceso o por provocar placer. Repito: la represión es la madre de la perversión.

Por otra parte, quería también comentar algo sobre lo que indicas de la dependencia. Depender, estrictamente dependemos todos de todo lo que nos rodea, de nuestra ideología, de nuestras experiencias... ¿conoces la teoría del iceberg? Por fuera sólo se ven nuestras actitudes, nuestros actos, pero por debajo del agua y tras ese breve trozo de hielo, se esconde el colosal iceberg que conforma eso que vemos (nuestro pasado, nuestras expectativas, nuestra cultura, nuestras experiencias...). Si tapas tus ojos y te conformas con lo que te dan por seguro sin forjar un pensamiento crítico, es previsible cuál será la conformación de tu "fondo" y por tanto de cuál será su comportamiento. Es un arma de poder brutal disponer de la voluntad de las personas y tener claro cómo se desarrollarán sus vidas.

Hay que revelarse, meiguiña, y buscar por uno mismo las respuestas. Nadie las tiene y quien lo diga, miente y es además un manipulador nato.

¡Qué debate más interesante tenemos! Besines, reina mora.

Aurora dijo...

Tienen razón tus palabras. El inconformismo y la rebeldía es uno de los mejores regalos a la personalidad. Vivir con miedo y sin poder de expresión y de actuación es la muerte del individuo. Alguien digo alguna vez que el silencio es un delito. Estoy totalmente de acuerdo. ¿que sería de los derechos de los niños o de los trabajadores o de las víctimas de la guerra si no levantaran sus quejas al viento? ¿qué sería de nuestra evolución y avance tecnológico si no hubiera persona que pretendiera llegar más allá de lo conocido y levantara la voz?

Desde pequeños a muchos, yo incluida, nos han inculcado en la religión cristiana, era un aprendizaje por "acto reflejo", orar y creer porque los mayores lo dicen y los mayores son los que saben. Siempre me he sentido incrédula ante esa muestra de fe sin causa justificada. Si le diera la espalda a esta incredulidad estaría ante el principio del peligro de la dependencia de la que hablaba. Soy consciente de que pertenecemos a los demás, como bien dices. El ser humano está hecho para relacionarse y en esa relación es donde confluyen nuestros conocimientos. Pero si ese individuo no tiene una base de estímulos para vivir, crecer y desarrollarse, si ese individuo ha sido educado bajo unas directrices, ese individuo ha caido en la afrenta de una dictadura. Para el caso está el libro de "el mundo feliz" un grandísimo ejemplo de como podemos ser manipulados. Ahi es donde radica la tristeza: comprobar que existen pueblos sometidos por un adotrinamiento dictatorial o criaturas que han venido al mundo para ser hombres-bomba porque en ese acto de fe, encontrarán la gloria. ¿creer en el paraíso, en lo intangible y desconocido?

La teoría del iceberg me era conocida como el yo que se muestra en la punta y el ego o ello que se esconde bajo el mar, el subconsciente, en palabras de Freud. Sin embargo parece ser que ha sido un principio generado por Hemingway ya que es una buena metáfora literaria de lo que queda oculto o se esconde en la obra narrativa. Ambas definiciones me sugieren una nueva imagen simbólica del tema: el árbol. El árbol, que mantiene un incesante desarrollo tanto en su parte superior como inferior. El crecimiento de sus ramas y sus raíces es el enriquecimiento y la experiencia que da la edad tanto en lo oculto como en lo visible..uf, demasiada metafísica? se van generando palabras en la mente que ya no asimilo.

De momento un descanso, bicos biquiños.

Sitios que he visitado